Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Viral

La triste despedida de Brayan y su perrita "Brandy", regalo de su madre fallecida

El joven tomó una difícil decisión: separarse de ella para buscar el sueño americano.

Por Mar G.

La triste despedida de Brayan y su perrita

La triste despedida de Brayan y su perrita "Brandy" | Foto: Habitante/Facebook

CHIHUAHUA.- La historia de Brayan, un joven de Venezuela que busca el sueño americano, te conmoverá profundamente.

A través de redes sociales, circulan varias imágenes que fueron tomadas por un periodista anónimo, pero el trasfondo de esas instantáneas es muy estremecedor.

Resulta que el joven, de 18 años de edad, buscó llegar a los Estados Unidos para huir del Gobierno venezolano, donde muchos pasan carencias laborales y por ende económicas, entre otras "explotaciones".

Así, que al quedarse huérfano, decidió emprender el viaje como lo hacen muchos latinos, llegar al país fronterizo y tener una mejor posición económica.

Durante el trayecto, a Brayan Pinto lo acompañó su fiel compañera "Brandy", una coqueta perrita french poodle, regalo que le hizo su madre antes de morir.

Juntos, atravesaron varios países, incluido el peligroso "Tapón de Darién" entre Panamá y Colombia, así como los desiertos de México y Estados Unidos de Norteamérica, según cuenta la historia que circula en redes sociales.

Al llegar a la línea fronteriza, le comunicaron que "Brandy" no podía pasar con él, por lo que se regresó a Ciudad Juárez para tomar una difícil decisión: separarse de ella.

Ahora que llegamos a Estados Unidos, me dicen que la tengo que dejar porque no puede cruzar para el otro lado”, confesó Brayan.

Por fortuna, el venezolano tuvo la dicha de encontrarse con el fotoperiodista que aún permanece de manera anónima, quien contó la travesía del joven.

No obstante, también le regaló la esperanza de que su lomito blanco estará en buenas manos y no quedará abandonada, pues él se hará cargo de ella.

La pequeña de cuatro patas tiene alrededor de dos años, es de color blanco y portaba dos moñitos.

Lo triste aquí fue su despedida, pues ninguno de los dos querían separarse, así que con el "corazón en la mano" se dijeron adiós con un fuerte abrazo y un peludo beso.

Se desconoce si Brayan ya se encuentra al otro lado de la frontera, pero esta redacción le desea los mejores de los éxitos.

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de En el Radar en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones