Suscríbete
Suscríbete

Recibe todas las noticias
en tu e-mail

Chismes

Bárbara de Regil revela que casi sufre de abuso sexual en dos ocasiones al tomar un taxi

Además, la conductora también dio a conocer que incluso recientemente volvió a ser víctima del acoso sexual que se vive en México.

Por Jorge Enrique Pompa

Bárbara de Regil(Instagram)

Bárbara de Regil | Instagram

CIUDAD DE MÉXICO. – Hace unos días, Bárbara de Regil estuvo como invitada en el programa de Gustavo Adolfo Infante, “El minuto que cambió mi destinó”, donde recordó que estuvo a punto de sufrir una violación en dos ocasiones al tomar un taxi.

Instagram
Bárbara de Regil

La actriz explicó que todo sucedió cuando estaba en casa de un amigo y decidió pedir un taxi para regresar a su casa, del que al final tuvo que huir.

“Íbamos en el bocho y en eso, frente a una plaza que es color azul, el tipo me empezó a tocar la pierna. Abrí la puerta, me bajé corriendo, se estacionó, se bajó corriendo atrás de mí y me agarró del cuello: ‘Págame mamita’. Una cosa muy fea”, comentó la influencer.

Una terrible expriencia

Asimismo, la protagonista de “Rosario Tijeras” dio a conocer que esa no había sido la única vez en que había sido acosada sexualmente, ya que otro taxista también intentó abusar de ella.

Bárbara contó que “Le dije: ‘Creo que por aquí no es, joven’, y me empezó a contar: ‘Desde hace mucho no tengo relaciones con mi esposa y me gustaría tener contigo’. Me dijo muchas cosas y me puse a llorar, cuando quise abrir la puerta, él puso la mano y dijo: ‘Cálmate. Yo era muy chiquita. El señor me dejó ahí y me bajé corriendo, llorando, pase muchas veces este tipo de agresiones”.

Además, la conductora también dio a conocer que incluso recientemente volvió a ser víctima del acoso sexual que se vive en México, ya que mientras se encontraba corriendo, unos hombres se le quedaron viendo, recargándose  en un carro para esperar a cuando pasara por ahí.

“Lo hicieron para ver mi parte trasera y me dio tanto coraje porque estaban haciendo cosas [...] y me enojé tanto que me paré, los vi y les dije: ‘¿Qué ching*dos?”, asegurando que a partir de entonces hace ejercicio con una sudadera amarrada a la cintura.
 

En esta nota

Comentarios

Suscríbete

Recibe lo mejor de En el Radar en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones